Así retrocede la libertad

Por: Dylan Esquivel Brest (*)

Hace no tantos días el trío político liberal-libertario arremetió contra Alfredo Cornejo en una muestra de su estilo.

 

 

Hace pocos días, el reconocido y ¿prestigioso? grupo político que representa Avanza Libertad estuvo en la provincia de Mendoza en su gira nacional de cara a las elecciones de medio término.

En esta visita a la provincia natal de Luis Rosales, en un acto público hubo en ‘desliz’ del líder del frente, hago referencia a José Luis Espert, quien sin titubear en el medio de la Plaza Independencia, decididamente arremetió contra el líder radical Alfredo Cornejo, al grito de “¡Cornejo puto!”, según exclamó.

Sin dudas José se equivocó, y no me refiero al término que empleó, sino al modo violento con el que agredió al radical. Esto es una fiel muestra del estilo del trío político que según el propio Rosales son “Rockstars” de la política; sin dudas parte del fenómeno outsider que se ha dado en la política del siglo XXI.

Ahora, le invito a usted a pensar conmigo, ¿es esta la manera en la que, como liberales, queremos ser percibidos? Hace varios años en el mundo de la comunicación política es sabido que más importante que las propuestas políticas, es la percepción y recepción del candidato, es decir, qué transmite y genera el referente en la sociedad.

Por ejemplo, Mauricio Macri en 2015 según los focus group (un tipo de encuesta cualitativa), transmitía renovación, cambio y esperanza, aunque en las propuestas no era tan lejano al kirchnerismo o al Frente Renovador de Sergio Massa.

Se preguntaran por qué cuento todo esto, y es debido a que los liberales poco nos importa (por lo que se ve) lo que piensan de nosotros. Si tenemos vocación política y de poder, debemos aprender cómo funciona el juego de las campañas, no solo se trata de propuestas técnicas y números, sino también de la comunicación de nuestros referentes. Hoy en día una persona puede elegir su voto por una razón tan simple como que el candidato sea y le resulte agradable, independientemente de su ideología.

Sin dudas, me animo a afirmar que si los liberales no empezamos a cambiar nuestra manera de transmitir ideas, el camino será cada vez más oscuro.

 

(*) Dylan Esquivel Brest

Estudiante de Nivel Secundario

Secretario de formación política de Fundación IdeAr

Coordinador en Club de la Libertad

dylanesquivelbrest@gmail.com

+54 9 3624068741