Covid, política y discordia

La situación actual por la pandemia del Covid-19 sin lugar a dudas ha creado una incertidumbre a nivel internacional y ni mencionar en el plano político internacional, una suerte de acusaciones entre potencias sobre la responsabilidad del origen del virus y situaciones de tensión en el tablero internacional, donde la cooperación y el apoyo monetario se constituyen para los Estados como fundamentales en estos tiempos de crisis a tal punto que, incluso, podrían llegar a constituir un la consolidación de un camino en el orden internacional actual. La cooperación y las acciones de organismos de salud reconocidos a nivel internacional son ampliamente cuestionadas en el transcurrir de esta pandemia.
Desde el inicio de la pandemia, podemos observar una actitud que puede ser considerada como despreocupada tanto por la OMS como por China, es de público conocimiento que en fecha 31 de diciembre del 2019 altos funcionarios de la república de Taiwán han informado a la OMS sobre la aparición de un nuevo tipo de “neumonía atípica”, pero la OMS al no reconocer a Taiwán como país miembro simplemente desconoció las palabras del mismo, el cual, alertaba ya un posible contagio humano a humano.
Es inconcebible, en a lo que a mi concierne, felicitar a China y ponerlo como ejemplo a seguir en la aplicación de cuarentena y medidas de distanciamiento social, si bien aplicaron esta medida como un método de contingencia está claro que las medidas fueron aplicadas de manera tardía, esta pandemia podría ser evitada si China tomaba las precauciones necesarias ante la aparición de un nuevo tipo de coronavirus.
Cita en su página oficial en un comunicado titulado: Nuevo Coronavirus – China “Los días 11 y 12 de enero de 2020, la OMS recibió información más detallada de la Comisión Nacional de Salud sobre el brote ” (OMS, 2020), así como que “Las autoridades chinas encontraron un nuevo tipo de coronavirus, que fue aislado el 7 de enero de 2020” (CNN, 2020). Teniendo en cuenta esta información, la cuestión apunta en la tardía reacción de china en aislar la ciudad de Wuhan, epicentro de la pandemia y ciudad altamente turística de china, no es sino hasta el 23 de enero, 12 días después del brote inicial que la ciudad queda aislada.
Es bien conocido el efecto reductor que posee una cuarentena bien aplicada, ejemplo del mismo es Paraguay, quien al segundo caso confirmado aplicó medidas de distanciamiento social y posterior cuarentena total, manteniendo al día de la fecha el índice más bajo de contagios y muertos en toda América del sur.
Teniendo en cuenta los puntos mencionados anteriormente podemos cuestionarnos sobre la “efectiva aplicación de medidas” que elogia la OMS en China, e incluso, cuestionar la responsabilidad del país asiático en esta pandemia.
En este contexto, una nueva tensión se desarrolla en el plano internacional. CNN en su publicación, con fecha 22 de abril del año 2020, informa que: “Missouri ha decidido demandar al gobierno chino bajo la acusación de ocultar información y engañar en temas clave como que el virus si se transmite de persona a persona.” (CNN, 2020)
Por su parte el vocero del ministerio de Relaciones Exteriores de China, Geng Shuang, calificó de maliciosa y contraria a los principios básicos de las leyes, una demanda que interpuso el estado de Misuri en contra del país asiático vinculada a la pandemia de la Covid-19.
Todo apunta en el ámbito de política internacional, que el mundo está girando a un proceso de “desoccidentalización”, puesto que los ejemplos a seguir dentro del ámbito de salud se resumen a los países de Asia como Singapur, Corea del Sur o Japón quienes mostraron estar preparados y tener las capacidades para tomar las medidas más eficientes en casos tan graves.
A todo esto, diversos medios apuntan que Estados Unidos ha fallado en su prueba de liderazgo en la pandemia del coronavirus debido al mezquino interés propio y la incompetencia de su Gobierno, y como consecuencia apuntan los medios a una globalización centrada hacia el continente asiático, específicamente China, la cual, a la luz del mundo se erige como una potencia salvadora, lo que, en verdad, está lejos de ser una realidad.
La política internacional se ve afectada de manera inequívoca con este acontecimiento histórico, la relación de poder de los países cambia significativamente, es posible que frente a esta situación la referencia de poder tanto económico cambie de bando, yendo al continente asiático, esto debido a las inteligentes medidas realizadas por el régimen chino en cuanto a la compra de acciones en el mercado financiero, la ejecución maravillosa de la operación Jaque Mate y sin dudas, el apoyo a nivel de cooperación internacional brindada por China, tanto en países como Italia, España y Naciones latinoamericanas afectadas por la pandemia del Covid-19, la misma que podría ser evitada si los recaudos necesarios hubiesen sido aplicados en el tiempo preciso, sin entrar a detallar la nefasta situación de ocultamiento de información crucial para frenar el avance de esta pandemia que lleva ya 185.000 muertes.

 

Gabriel Mayeregger
Asunción- PY