Crónica del evento de perspectiva joven “Formosa y los derechos en pandemia”

El pasado miércoles 3 de febrero de 2021, se llevó acabo el encuentro vía YouTube, de Perspectiva Joven, el tema a tocar fue el siguiente: “Formosa y los derechos en pandemia” en el cual se debatió sobre los distintos atropellos a los derechos de los individuos residentes en Formosa y otras irregularidades de su gobierno.

En dicho programa los disertantes fueron los siguientes, Leandro Granda, estudiante de Relaciones Internacionales en la Universidad Siglo XXI, parte de la fundación LiberAR-Córdoba y miembro del Partido Libertario de Córdoba; Martin Batista, estudiante de Comercio Internacional, miembro del Partido Libertario, locutor de radio; Mili López Cano, estudiante e hija de un trabajador cuyos derechos vulneraron en Formosa y fue denunciado públicamente; Santiago Maffuche, Secretario de ideAR, miembro de la Fundación de Jóvenes y Ciudadanos en Democracia, coordinador de la página web del Club de la Libertad y miembro del Partido Libertario de Chaco.

Como primer tópico en la charla, se tocó de lleno la problemática de “la violación de los derechos humanos en Formosa”. Empezó abriendo la charla Lucas, quien expuso con datos recogidos minuciosamente, que estas violaciones fueron progresivas, es decir, que no sucedieron de un día para el otro, sino que comenzaron cuando Gildo Insfrán asumió como vicegobernador en 1995 hasta hoy (será gobernador hasta 2023). Señaló también que el 70% del empleo en Formosa es estatal, dio otros datos más acerca de Formosa y su pobreza, y mencionó el caso de dos concejalas detenidas por denunciar la condición de vida totalmente deplorable que hay en los centros de aislamiento clandestinos en Formosa. Por último, resaltó como altos funcionarios del gobierno hacen caso omiso a dichas cuestiones, esto según él por tener una afinidad partidaria. Luego, Martin señaló que el autoritarismo de Insfrán empezó desde lo político, particularmente cuando fue parte del partido comunista. Señaló también como Gildo tiene una impunidad casi total, truncando todo lo que no le parece factible para su dictadura (sometiéndolos y hasta asesinándolos). Como último comentario, indicó que el 70% de Formosa hoy es Gildista, y que en su provincia es casi una deidad. Por su parte, Santiago añadió que, desde que Gildo está en el poder, la educación sufrió adoctrinamiento por parte de su gobierno, para seguir entornillando al gobernador en el poder. Por último, habló Milagros contando como su papá trabajó allí y afirmó lo expuesto anteriormente: que Gildo es intocable. Narró en resumidas cuentas como su padre fue preso por revelarse ante las condiciones deplorables de los centros de aislamiento. Describió como estos lugares son un infierno, muere gente, hay poca salubridad, mucha gente y pocos baños entre otras tantas irregularidades, señalando que su papá hizo una huelga de hambre y le hicieron injustamente una causa judicial.

Como segundo eje, se habló sobre “las condiciones inhumanas en los centros de aislamientos”. Empezó Leandro contando que leyó en Infobae, cómo el papá de Milagros escapó del centro de aislamiento y la policía lo fue a buscar. Señaló también la cantidad excesiva de personas y los pocos baños disponibles entre otras tantas cosas insalubres, y mencionó también que cuando se inunda por lluvias, los pacientes mismos deben con baldes sacar el agua. Mostró finalmente un desconcierto por la falta de coherencia de las autoridades ya que, si un paciente se escapa, lo van a buscar. “¿Por qué hacen eso?”, “¿Una muestra de poder?” fueron las preguntas que se hizo. A lo dicho anteriormente, Santiago señaló que, en dicho lugar tienen encerrada a la gente alrededor de un mes, lo cual es ilógico porque la probabilidad de contagio pasa tras los 14, 15 días. Martin añadió que se violaron una cantidad abrumadora de derechos, y que justamente es el gobierno de Gildo quien dice que derechos se tienen y cuáles no. Por último, Milagros relató que a su papá no lo dejan salir de Formosa y que, al cerrar las fronteras, destruyeron la economía de una ciudad cercana a Paraguay, llamada Alberdi, cuya economía dependía primordialmente del comercio.

El tercer eje temático fue: “¿los derechos deben vulnerarse en post de un bienestar?” Leandro argumentó de qué manera la teoría liberal fue avasallada por el utilitarismo y los gobiernos tecnócratas bajo el lema de un “bienestar”. Sin embargo, se preguntó “¿quién decide qué es el bienestar?”, a lo que respondió, “cada individuo, no el gobierno de turno”. A esto Santiago acotó que las mayores tiranías se hicieron por un supuesto bien común, por ejemplo, el Nazismo. Martin citando a Franklin dijo: “Quien renuncia a su libertad por seguridad, no merece ni libertad ni seguridad”. Por último, Milagros señaló que por ningún motivo se pueden vulnerar los derechos naturales, señalando que el derecho de unos pocos no es motivo para violarlos.

Finalmente, se discutió sobre las preguntas: “¿el gobierno debe intervenir?”, o “¿qué se debe hacer?” A estas preguntas, Leandro respondió que este gobierno no hará nada, ya que lo avala, y que la opción más factible es la cívica. Santiago señaló que el artículo 21 avala la defensa armada de las personas. Martín, por su parte, sostuvo que la solución es la desobediencia civil o esperar. En resonancia con estas ideas, Milagros apoyó la opción de la desobediencia civil como solución.

En resumen, este atropello de los derechos de los formoseños se dio en gran parte a causa de una nula oposición, una coparticipación que da como resultado que Gildo sea prácticamente un señor feudal. Mientras que la solución más práctica es la desobediencia civil no pacífica.