Crónica del evento de perspectiva joven : “La justicia ¿es para todas?

El pasado 17 de febrero de 2021, se llevó a cabo el programa Perspectiva Joven a través de YouTube. En el programa de la fecha, se habló sobre el caso Úrsula y la justicia en Argentina. Las disertantes en esta ocasión fueron: Luciana Cardoso, secretaria del Club, estudiante de Derecho en la UNNE; Melina Sebrelli, librepensadora, profesora de inglés y actriz; Keila Godoy, 20 años, coordinadora de UPAU en la Facultad de Ciencias Sociales de la UNC, estudiantes de Ciencias Políticas y miembro de Jóvenes Liberales; Gabriela Altamirano, miembro de Jóvenes PRO, nacida en Goya.

La charla comenzó dando un breve resumen de lo que fue la muerte de Úrsula, explicando el contexto del mismo. Luego, como primer tópico se abordó la consigna: “¿cuál es la responsabilidad del Estado en este caso actual?”. Abrió la charla Gabriela, quien señaló que lo más terrible es la sensación que dejó este caso en todas, ya que hubo múltiples denuncias y advertencias ignoradas. Señaló que el sistema está mal, las mujeres vuelven a tener miedo, el Estado allanó el camino, a pesar de que el país es uno de los que más invierte en cuestiones de género —tiene hasta un ministerio—. Como resultado de este contexto, las mujeres no saben a donde recurrir. Por su parte, Malena señaló que, no fue víctima solo Úrsula, sino que hubo 3 mujeres denunciantes. La persona acusada tenía una causa de violación contra una menor de edad con retraso madurativo. La disertante se preguntó “¿Qué pasa con los demás casos que no son tan extremos?” Reclamó los fines poco claros en los que se invierte el alto presupuesto con el que cuenta el Ministerio de la Mujer. Asimismo, Keila atribuyó la culpa del caso enteramente al Estado, la culpa y el tapado del mismo, y lo acusó de no defender a la mujer. Indicó que esta situación solo provoca que las mujeres no denuncien sabiendo que, aunque lo hagan, no pasará nada. Luciana cerró este tópico contando que la declaración de Alberto Fernández le generó bronca, ya que el presidente de la nación afirmó que creará un “consejo federal” para el abordaje de femicidios, transfemicidios, travesticidio, a pesar de que “no puede ni con la policía”. Finalmente, las cuatro disertantes criticaron la función de la página del Ministerio de la Mujer, no hay nada útil, solo cursos de género que son de poca ayuda. “Son ñoquis del Estado”, sentenció Keila.

Como segundo tópico se abordó “la función del Ministerio de la Mujer y el posible Consejo Federal de femicidios”. Keila señaló que hay que crear leyes más duras. Malena por su parte marcó la estrecha relación entre gobernantes corruptos y femicidios. Gabriela objetó que la ley Micaela brilla por su ausencia, y que algo fundamental es el componente educativo con el cual deberían luchar contra el machismo cultural. También adoptó la posición de las disertantes anteriores, en relación a las penas más duras, y propuso un seguimiento del acusado (botón de emergencia y tobillera, entre otras cosas) y la posible confirmación de un equipo para el asesoramiento a la víctima. Con respecto a esto Keila opinó que solo se podrá avanzar en esta área si el gobierno dejara de ser corrupto. Por último, Luciana cerró este tópico señalando que es imposible encontrar a un culpable, ya que los registros están mal hechos, y concluyó citando a Bolsonaro “Un papel no te protege, te protege un arma”.

Como tercer tópico se habló sobre “la justicia ¿imparcial con nosotras?”. Malena sostuvo que la justicia falla más allá del género. En vinculación a esta afirmación Keila afirmó que se manejan por intereses (por amiguismo, por ser famoso o conocido de tal). Gabriela de acuerdo con ambas dice que no es cuestión de género, todo queda en papel o en el peor de los casos, en la nada misma. Luciana cerró con números bastantes desalentadores con respecto a la cantidad de femicidios en lo que va de este comienzo de año: 44 y en alza.

Como último tópico, se debatió: “después del caso Úrsula, ¿cómo reacciono la ciudadanía y el Estado?”. Malena comentó que, la responsabilidad es del pueblo, desde el momento en que votó. Keila fue más allá argumentando que el Estado, “se nos ríe en nuestra cara”, y que lamentablemente es natural que nos ignore. Malena comentó la gran hipocresía de referentes feministas como Ofelia Fernández, quien votó a favor de la prisión doméstica para violadores. Gabriela, por su parte, indignada, sentenció que hay que “incendiar todo”. Concluyó Luciana comentando que le molestó de sobremanera que la Cámpora haga propaganda política con la cara de Úrsula, ya que su gobierno fue en gran medida culpable de que haya terminado como terminó.

Cerrando y adhiriéndome a la conclusión final de las chicas, la solución o al menos, una posible solución a esto, es la unión, la unión de tanto hombres como mujeres, la unión en contra de este gobierno de ladrones que poco le importa la ciudadanía. Salir a pedir justicia y que se vayan todos, principalmente, los inoperantes del Ministerio de la Mujer. También tratar de inculcar la defensa propia de las mujeres, posibilitando la tenencia de armas para casos de defensa. Solo así las mujeres podrán salir sin sentirse verdaderamente inseguras.