Crónica Perspectiva Joven – ¿Oposición cómplice?

 

El pasado miércoles 3 de marzo, se llevó a cabo el programa Perspectiva Joven, en el cua se debatió sobre el rol de la oposición. Los disertantes fueron Francisco Galantini, estudiante de derecho en la UNNE, armador del PRO en Corrientes, coordinador de Perspectiva Joven; Naty Motyl, economista de la Fundación Libertad y Progreso, analista económica, docente en la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires; Agustín Kastner, 21 años, estudiante de Ciencias Políticas, trabaja en el PRO libertad, el ala liberal del Pro; y Matteo Bellini, estudiante de derecho en la Universidad Católica Argentina.

Como primer tópico se desarrolló la pregunta ¿Juntos por el Cambio es cómplice del triunfo de este gobierno? Empezó hablando Naty, quien argumentó que hubo una falla en lo estructural en el frente, no hubo nunca una estructura definida, no había acuerdo, faltaban cimientos, al ver gente de toda índole ideológica, se hacía un mejunje de ideas que claramente no llevaba a nada. A su vez, indicó que no quisieron asumir el costo político referido a la opinión pública en cuanto a las reformas. Así al no haber una estructura semi-diseñada como tal, eso provocó que algunos le hagan favores involuntarios a los K al no saber qué hacer. Sostuve que no creen que sean malintencionados, sino que solo tienen ideas equivocadas, con una mentalidad muy parecida al oficialismo. Agustín argumentó que el rol de la oposición debe ser comprendido en el contexto actual. Remarcó que es fundamental ganar las elecciones y poner un sistema capitalista y republicano; no olvidando que su espacio, Juntos por el Cambio debe hacer una autocrítica bastante seria sobre sus errores garrafales en su último mandato y unirse con los espacios liberales. Francisco sostuvo que la única forma viable de ganarle a los K es teniendo una oposición conformada por una gran coalición amplia, haciendo un consenso grande para ganar; entre ellos estarían RPU, AL, PRO, UCR, ETC. Consideró que un partido político solo, no podría ganarles a los peronistas. Por último, cerró este primer tópico Matteo, quien hizo alusión a la película “El día de la marmota”, a modo de analogía sobre lo que está pasando hoy en día, que se repite lo sucedido en 2015 con la crisis económica, Cristina queriendo una tercera reelección. Mención, además, que el gran problema que afronta Juntos por el Cambio es el hecho de que tener las soluciones ahora es poco creíble. A eso se le suma la falta de organización en la coalición, que arroja como resultado que no sea considerada la verdadera oposición. Falta un líder que provoque un cambio de relato y de ideas. Al ser parte de Avanza Libertad, Matteo cree que en estas elecciones van a llegar a ser la tercera fuerza y así competir hasta llegar a ser la verdadera oposición.

Como segundo y último tópico se abordó y tocó el tema del rol que debería tener la oposición: ¿Qué actividades les correspondería hacer? Abrió el dialogo Naty diciendo que habría que conformar una tercera fuerza liberal y que la misma deberían encargarse de ocuparse, formar, educar, acompañar, coordinar y capacitar a los jóvenes, enseñando ideas, modelos políticos, países exitosos y sus respectivos programas; en resumen, capacitar a sus futuros líderes. Sostuvo que tienen que esta tercera fuerza defender los intereses de sus votantes, entablar diálogos y colaborar en la batalla cultural, focalizándose principalmente en los jóvenes ya que cree que en ellos se encuentra la llave para ganar las futuras elecciones. Agustín, por el contrario, señaló que el PRO tiene jóvenes, aludiendo los dichos de Naty que acusaba a el PRO de no captar jóvenes, mostrando cómo, por ejemplo, Patricia Bullrich tiene un ala bastante poderosa de jóvenes. Además, señaló que el rol de la oposición debe ser convocar y unir espacios republicanos, estar en la calle contraatacando y ser menos tibios. Gracias a esto, esto se generó un intercambio, ya que Francisco dijo que Republicanos Unidos se limita a hacer Zoom y charlas y no sale a la calle. Naty argumentó que no esto no era cierto, que, aunque se centran en hacer Zoom y videoconferencias, también salen a la calle a hablar con la gente; solo que quizás él no lo ve por no estar informado sobre eso. Luego, Matteo expuso su diferencia con Agustín, diciendo que el liberalismo no es una moda, sino más bien una reacción necesaria de la sociedad a un contexto determinado, este contexto vendría a ser el constante atropello de los tres derechos fundamentales: vida, libertad y propiedad privada. También dijo que Juntos por el Cambio quiere comprar todo y, lo que no puede, quiere imitarlo (haciendo referencia al ala liberal que en estos últimos meses se formó de la mano de Cachanosky, al no poder llegar a un acuerdo con AV ni con RPU). También indicó que le preocupa el “camaleonismo” de Juntos por el Cambio. La oposición, a su criterio, debería hacer arte de alto impacto, claros manifiestos de rebeldía a los ojos del mundo, para mostrar que algo está mal en Argentina, como lo fue, por ejemplo, las bolsas mortuorias.

A mi criterio, más allá de necesitar un líder mesiánico, un mejunje de individuos aglomerados en una “alianza” en la cual hay abismales diferencias en la praxis y en lo ideológico, lo que hace falta es una idea, un proyecto de país, lo cual por ejemplo veo en NOS (independientemente de no coincidir en varios aspectos). Necesitamos una idea, un proyecto de país, un proyecto político, el cual deba ser accesible a todas las personas, como también lo puede ser el programa político marco del P-LIB de España; un partido antipersonalista que devuelva el poder al ciudadano, un partido con fundamentos filosóficos, políticos y económicos claros y concisos.