HAY COSAS QUE JAMAS CAMBIAN, O LAMENTABLEMENTE SI

Por: Graef Marcos (*)

 

 

 

 

 

 

 

 

Sorprende descubrir como un país autoritario como China, que hoy está en boca de todos por avanzar sobre la libertad económica de las personas, antaño fue cuna del nacimiento entre otras cosas, de teorías como la del orden espontáneo casi 3 milenios antes que Spencer, Hayek o cualquier representante de la escuela austríaca de economía que usted conozca. Chuang-tzu, quizás el nombre no le suene, fue quien habló hace 2500 años, antes de que China fuera sobre toda libertad posible, sobre como las mejores cosas son aquellas que resultan del orden espontáneo de la naturaleza.

Siglos más tarde, y tras haber ignorado completamente las enseñanzas del filósofo y pensador taoísta, el gobierno chino avanza sobre la existencia de las criptomonedas, prohibiendo el activo en el gigante asiático, agregándole un nuevo capítulo a la guerra o cruzada que iniciaron los gobiernos contra lo que parece ser la salida en algún futuro no muy lejano a las garras del dinero FIAT del gobierno, cosa la cual, no tiene nada contento al monstruo.

Como ya he dicho, no es el primer round entre los Estados y la moneda, Estados Unidos, bajo la dirección de Joe Biden, de la mano de uno de sus funcionarios, también buscaron regular la existencia de la moneda digital, y aunque ya no esté en funciones, Donald Trump, personaje tantas veces venerado por “liberales” también se pronunció acerca de la existencia del dinero digital, de manera poco favorable, la ex presidenta del FMI Lagarde también se sumó a la cruzada contra el dinero digital, ya son extensos los casos en los cuales se pide o bien una regulación o en los casos más extremos la eliminación o prohibición del activo digital, no faltaron los casos en Argentina, el país que todo lo hace bien, se suma a la batalla y a principio de año del 2021, se buscó crear en distintas provincias del país, una criptomoneda, asumiendo que el prefijo “cripto” por sí solo, podría significar una valoración automática y positiva para la creación, cosa la cual no podría ser más equivocada. Es curioso observar, entender y caer en cuenta de que quienes critican a este modelo de dinero descentralizado, alejado de las garras ineficientes del Estado, sean justamente quienes manejan al devorador de valor económico, vamos a tomar en ejemplo el valor del dólar estadounidense, desde que en 1913 la FED se convirtió en una especie de banco central en el país del norte, y se alejaron del patrón oro, el activo estadounidense perdió casi el 100% de su valor, eso sin mencionar que hace meses la inflación en ese país se viene acelerando, cosa que parecía impensada, está sucediendo.

Aun así, no voy a pecar de inocente y a mentir sobre los activos digitales, no son perfectos, sobre todo el más famoso de ellos el bitcoin, teniendo picos de más y menos valor, aun así, la maravilla del sistema digital radica en la variedad tan extensa que se encuentra en el mercado de las monedas tecnológicas, haciendo que se puedan resguardar quienes no confíen en la más famosa de ellas, en otras de menor valor y no tan inestables.

Volviendo sobre la prohibición de las cripto en el gigante asiático, los políticos para variar, no han leído o demuestran una ignorancia supina acerca de autores como Menger, Hayek o Spencer, autores que se han cansado de hablar en contra del control estatal sobre el surgimiento de las instituciones sociales más famosas de la historia, como la familia o el dinero, sin ir más lejos, fue Carl Menger quien hablaría en su teoría de las instituciones sociales, acertadamente, de la creación del dinero fuera de la mente de algún legislador o ente central, detallando que no es necesario que exista tal cosa como una mente central para la existencia de una moneda de cambio corriente, admitiendo que la misma voluntariedad e intereses de los individuos sería la creadora de una de las instituciones más importantes de la historia de la humanidad, voy a ser más claro, cosas como el derecho o el dinero surgen de la acción humana, no de la planificación humana.

Hayek, aunque un poco más utópico para muchos, seguiría una línea argumentativa lógica y llegaría a la conclusión de que, si Menger tenía razón en su teoría de las instituciones, el paso lógico sería devolver el activo a las manos de sus “creadores”, los individuos, así elaboró la idea de la desnacionalización de la moneda y la libre competencia de bancos y monedas, que es lo más cercano que nos pueden entregar los activos digitales.

Todo esto nos lleva a una simple conclusión, como todo monopolio, el Estado tiene miedo de la competencia porque es consciente de que, no solo va contra la ética libertaria y la misma naturaleza de la acción humana, sino que a mayores no posee la eficiencia de poder enfrentarse a un sistema que, con sus fallos y errores como lo son las criptomonedas, continúan demostrando que las ganas de los individuos de cuidar su propiedad privada, son cada vez más grandes acompañadas del ingenio individual, y esto se puede ver en la evolución del dinero, mientras el Estado sigue apostando por un activo el cual es capaz de controlar como lo es el papel, el privado apuesta por la innovación, por el cuidado de la información y el resguardo de la propiedad privada. En resumen, la prohibición se resume en miedo, miedo a la innovación, miedo a la pérdida de poder, miedo a perder una de las maneras de financiación que poseen los Estados, miedo al paso del tiempo, miedo a dejar atrás el dinero FIAT, miedo a la naturaleza humana.

(*) Graef Marcos

Estudiante de Ciencias Políticas en el ISARM, Posadas, Misiones