La alternativa superadora

Por: Dylan Exequiel Esquivel Brest (*)

La irrupción libertaria en la cultura y política ha hecho discutir a los intelectuales del sector acerca de cuál es la mejor estrategia a seguir.

Actualmente una gran parte de liberales se encuentran en una dicotomía entre batalla cultural o batalla política, en este artículo mi objetivo es junto a usted entender el porqué de esta discusión, para poder situarnos en esto debemos conocer y comprender el mapa de agentes de lucha cultural y política que tenemos en nuestro país.

Desde los Think Tank contamos con Fundación Libertad, El Club de la Libertad y LiberAr, por nombrar solo algunas. Sin dudas son fundaciones con trayectoria y un inmenso trabajo por detrás. Desde mi humilde opinión el trabajo de las fundaciones y think tank es poder difundir, formar y alimentar a la sociedad en base a sus demandas con una amplia oferta en ideas liberales, algunas deciden especializarse en la divulgación académica, otras deciden ir al llano en una especie de mensaje “catch all”, y otras se dedican a formar líderes para diversos ámbitos.

En cuanto a espacios políticos liberales podríamos decir que los más representativos son Avanza Libertad y Republicanos Unidos, ninguno cuenta con personería nacional, luego podremos ver aparecer a espacios como el Partido Demócrata, el cuestionado PAN y poco más encontraremos en la oferta electoral liberal/conservadora. Ahora sin dudas el avance de las ideas en la opinión pública ha generado que dentro de espacios como JxC y hasta el peronismo hayan armado sus espacios colectores, con el objetivo de capitalizar algo de este movimiento público causado por los liberales.

Uno de los objetivos de los partidos es poder obtener participación dentro de las cámaras legislativas para ganar incidencia y poder participar en las reformas de leyes y más en nuestro país, para así poder conseguir una Argentina más cercana a nuestros ideales que la actual, es notorio que comparten el mismo objetivo que los Think Tanks, ambos buscan que Argentina pueda virar el timón hacia nuestras ideas.

Entonces, ¿por qué hay tanto conflicto entre unos y otros? Sin dudas es molesto cuando alguien no hace lo que nosotros queremos, y aún más cuando hace algo que consideramos contraproducente, puristas en un lado y rosqueros en el otro, es evidente que la fricción será algo que llegará.

Ahora mi particular interés en esto es ver cómo esta situación puede convertirse en una ventaja superadora para el espectro liberal en nuestro país. Estamos ante una elección legislativa y es el mejor momento para que liberales, independientemente del lugar de trabajo, aunemos esfuerzos para poder llegar al objetivo que perseguimos.

¿Cómo haremos esto? Para que usted y yo podamos comprender lo siguiente, es necesario remarcar que los políticos no pueden hacer política si no tienen ideas, por ende deben nutrirse de algún lugar. Para explicarme más fácilmente, el ciclo es el siguiente: los intelectuales forman líderes políticos, los intelectuales dan ideas, políticas públicas y divulgación en diversos sectores sociales, ahora el gran trabajo que tienen los políticos es, no solo juntar votos sino también tener la capacidad de generar consensos en política.

Cuando alcancemos a comprender que unidos somos más fuertes, solo ahí podremos ser la alternativa superadora.

(*) Dylan Exequiel Esquivel Brest

+54 9 3624068741

dylanesquivelbrest@gmail.com