La Inmoralidad de Occidente

Por: Sebastián Videla (*)

 

La hipocresía de occidente en la invasión de Rusia a Ucrania es impresionante, predicadores del Estado y hasta liberales del palo más extremo, se encuentran congeniados en censurar y atacar a todo ruso por la conducta del gobernante autoritario, sin antes hacer una introspección profunda de los gobiernos de los cuales se encuentran defendiendo.

 

No me malinterpreten, las conductas llevadas por el Kremlin hasta ahora, peca del mayor grado de perversidad, pero, no nos desentendamos, hay que repudiar todo acto de violencia estatal sin importar el fin del que lo cometa. Y es que ver como países del palo occidental y entidades que van dejando una estela de corrupción a su paso, haciendo eco por los crímenes perpetrados por el gobierno ruso, pero cuando estos mismos crímenes eran efectuados por países como Estados Unidos o Reino Unido, nadie decía nada.

Desde la guerra en Afganistán, la Guerra en Irak, los bombardeos en Yugoslavia, donde los soldados estadounidenses torturaban y atacaban a civiles inocentes; o la guerra de Malvinas por parte de los británicos, rompiendo cualquier código ético que pudiera haber. Jamás se sanciono desde ningún punto de vista o no se sanciono como se debería (en base a lo ocurrido ahora con Rusia).

Por consecuencia de la invasión ucraniana, magnates rusos, deportistas, filántropos, etc. – que quizás nada tengan que ver con el gobierno de Putin –, están siendo embargados o destituidos de competencias internacionales sin ningún tipo de amparo legal o económico del cual se puedan aferrar. Más allá de que sea ético o no cerrar completamente al país euroasiático del mundo, la pregunta sería por qué no se hizo esto antes con Estados Unidos o Reino Unido.

A esto llamo la inmoralidad de occidente, el cual condena los conflictos de cualquier gobierno que no tenga relaciones formada o tenga discrepancias con Estados Unidos y aliados.

 

No hay que dar tregua para ningún Estado, se tiene que repudiar todo acto de inmoralidad estatal que suponga el asesinato o sometimiento de cualquier civil inocente de cualquier país. El Estado es y será un medio de coerción social que, mediante el uso del poder, busca subyugar a los individuos en libertad, y todo acto que atente contra la vida de un tercero, debe ser penado y juzgado por los ciudadanos de pertinente nación y de todo el mundo.

 

 

(*) Videla Sebastián