La trampa de la dependencia económica