Milei o Liberalismo

Por: Franco Vallejos Torres (*)

El liberalismo argentino sigue en proceso de transición por cuestiones tan sencillas que no requieren un análisis muy profundo. Muchos de los que llegamos a las ideas liberales/libertarias escuchamos y aprendemos del famoso economista, Javier Milei.  No cabe duda que Javier puso en alto al liberalismo dando a conocer las ideas en los medios hegemónicos y así despertar y visibilizar el trabajo de muchos liberales, fundaciones, etc. Los resultados se manifestaron de forma exponencial, al punto que hoy vemos que los medios de comunicación están interesados en ensuciar, halagar y hacer participar a referentes liberales para buscar soluciones o más bien, explicar por qué los problemas son cíclicos en esta Argentina encaminada a la servidumbre. Ahora bien, Si los resultados son tan buenos, si gracias a Milei hoy conocemos a Mises, Hayek, Ayn Rand y a Murray Rothbard, ¿cuál es el problema?

El problema recae en el mismo movimiento liberal y en los que lo componen. Como todo movimiento, a veces cae en personas que no se detienen a analizar, investigar y discutir lo que lee o lo que mira; tenemos esa maldita idea de que nuestro líder tiene todas las respuestas y lo tratamos como un ser omnipotente e infalible. A lo largo de la historia, muchos líderes mesiánicos han surgido gracias a las demandas  de la época y muchos no han terminado bien por mas milagroso y excitante que haya sido el proceso; tenemos el ejemplo de la revolución rusa comandada por Vladimir Ulianov (más conocido como Lenin), Benito Mussolini en Italia, Mao en china, Fidel Castro en Cuba o Hugo Chávez en Venezuela, o si querés nos acercamos a nuestras tierras y coronamos el culto a la personalidad de Juan Domingo Perón. Muchos de los ejemplos que estoy dando se tratan de las peores pestes políticas dadas en el siglo XX, que además dejaron secuelas tanto en Argentina, Cuba y Venezuela como las influencias revolucionarias provocadas por Lenin, Trotsky o el mismo Stalin. Seguro en este punto te estarás preguntando  ¿qué tiene que ver la gente con esos dictadores, asesinos y precursores de una de las ideologías más nefastas de la historia? La respuesta es el culto a la personalidad.

El culto a la personalidad en Argentina es algo tan recurrente que demuestra falta de  compresión de análisis político o más bien ignorancia plena. No estamos ayudando para nada a Javier aplaudiendo todo lo que dice o hace, más bien lo perjudicamos, porque de las puertas para afuera nos ven como fanáticos buscando besarle los pies a un economista en vez de gente con pensamiento crítico, con ideas nuevas y frescas. Para una opinión más profunda recomiendo un video de un amigo y compañero de trabajo: Cancelemos a Milei de Lecturas Libertarias.

Para cerrar, los liberales más jóvenes tenemos que ser los más críticos con los de afuera y muchísimo más con los nuestros,  somos la futura generación que tiene la responsabilidad de dejar en alto estas ideas y debemos llegar lo más preparados posibles para que las estupideces solo hayan sido una mala experiencia (que a mi parecer es muy sencilla de dejar) y que si quieren rendirle tributo a Javier Milei lean, estudien y pongan su pizca para esta discusión de ideas, que ya Javier hizo lo suyo, ahora nos toca tomar el timón y dirigir este barco hacia la libertad.

(*) Franco Vallejos Torres

Empleado de comercio exterior y Conductor de radio

Celular: +54 9 2966 27-4954

E-mail: franco.vallejostorres9@gmail.com

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *