210 años de ¿libertad?

Por: Lucca Thomas Sánchez

Hoy se conmemoran 210 años de la Revolución de Mayo, que fue ese primer sentimiento de luchar por nuestras libertades y dejar de ser una colonia del régimen español, en ese suceso de hechos revolucionarios, llamados “La semana de mayo”. Pero, ¿estamos siendo libres ahora?

El 13 de mayo de 1810, cuando llegó la noticia a Buenos Aires de que sucumbió la Junta Central de Sevilla, último bastión de la monarquía española. Como ocurrió en muchos lugares de América Latina, en Buenos Aires, se sostuvo que el Virrey debía renunciar.


El Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros 

El Virrey Baltasar Hidalgo de Cisneros tuvo como primera acción la de intentar ocultar la noticia, pero no tuvo tiempo, porque de lo único que se hablaba en ese momento en la pequeña aldea de Buenos Aires, que apenas contaba con 40 mil habitantes, era que las tierras Españolas estaban en manos de Napoleón Bonaparte, que había colocado en el trono a su hermano José.

La autoridad que había designado al Virrey, había prescripto y las facultades de este se encontraban en duda, los criollos reclamaban que al no existir un monarca, la soberanía volvía al pueblo, quien tenía el derecho de formar un nuevo gobierno. Cisneros debió ceder a las presiones de las milicias criollas y de un grupo de jóvenes revolucionarios y convocó a un Cabildo Abierto para el 22 de mayo de 1810. El Cabildo, que estaba dominado por españoles, sin la voluntad popular, había establecido una junta de Gobierno, presidida por el mismo Cisneros. Esto generó la reacción de las milicias y el pueblo. Cornelio Saavedra y Juan José Castelli obtuvieron la renuncia del ex virrey.

Entonces un día como el de hoy, lluvioso cuentan algunos historiadores, reunidos en la Plaza de la Victoria, actual Plaza de Mayo, el pueblo de Buenos Aires, impuso finalmente su voluntad al Cabildo creando la Junta Provisoria Gubernativa del Río de la Plata integra por los que ya conocemos, pero siempre vale la pena recordarlos: Cornelio Saavedra, presidente; Juan José Castelli, Manuel Belgrano, Miguel de Azcuénaga, Manuel Alberti, Domingo Matheu, Juan Larrea, vocales; y Juan José Paso y Mariano Moreno, secretarios. Quedó así formado el primer gobierno patrio, que no tardó en desconocer la autoridad del Consejo de Regencia español.

La paradoja de hacer todo este recorrido por nuestras raíces patrias, es que lo hacemos todos desde nuestras casas, encerrados, sin libertad, no es comparable, obviamente, con la situación de la época. Pero si nos da lugar para decir que en este momento no estamos siendo libres, estamos en la mínima expresión de libertad, obligados a estar encerrados de una manera poco lógica,  o con razones poco creíbles. Para cuidarnos de un virus invisible, de fácil contagio, tomando una medida de prevención como antídoto, donde estamos privados de salir a las calles hace más de 60 días, y recién hace poco tiempo el gobierno nacional, representado por Alberto Fernández, comienza a debatir si es necesario tomar la temperatura de las personas en las calles, medidas que fueron usadas por países como Corea del Sur, cuando en China se reportaban unos pocos casos, y mientras nuestro Ministro de Salud de la Nación, el señor Ginés Gonzales García, declaraba en los medios de comunicación que “no era posible de que exista el coronavirus en Argentina”, mientras tenía al virus en la espalda.

Mientras nosotros estamos en el confinamiento, se liberan delincuentes, acusados de asesinatos, violaciones, robos, abusos, y muchas causas más. También mientras nosotros estamos encerrados se está dando subsidios a personas que regularmente viven del estado, y como somos un país tan rico, se está dando ese Ingreso Familiar por Emergencia, a personas que residen en el exterior, que cruzan ilegalmente por la frontera entre Formosa y Paraguay a cobrar los famosos 10.000. Sin ningún tipo de control.

O también en el ámbito económico, hay miles y miles de pyme que están cerrando sus puertas por no poder mantenerse, o no poder pagar a sus empleados. El gobierno nacional brindó una ayuda a las empresas para que puedan afrontar la gran crisis, pero no sin dejar de poner carteles subliminales en las calles que rezan el “Salarios 50% pagados por el Gobierno nacional” que es lo lógico, si no los están dejando trabajar. Pero dudamos si es una ayuda, porque hay legisladores nacionales como la diputada ultra kirchnerista Fernanda Vallejos twitteando 11. Por otra parte, si el Estado decide subsidiar a grandes grupos, sería razonable, como lo han hecho antes y lo están haciendo ahora las economías más desarrolladas, que lo haga no como un regalo a esas empresas, sino a cambio de una participación en el capital de las compañías” No tiene nada de razonable señora diputada, es imposible no compararlo con el grito de “Expropiese” del dictador venezolano Hugo Chavez.

Pero me es imposible no recordarles a las personas que llegaron hasta esta parte del escrito que, la señora vicepresidente Cristina Kirchner y Sergio Massa, presidente de la cámara baja, aprobaron un bono, para los llamados “ñoquis” del Congreso Nacional, de $70.000 por trabajar en cuarentena, todo esto financiado con una descomunal impresión de billetes, que por dichos de conocidos economistas, derivará en una hiperinflación.  Pero también gracias a la solidaridad del gobierno, a los jubilados se le aumentó un 6% del sueldo mínimo que serían  $16.864, mensuales a partir de junio, que bondadosos.

Para finalizar quiero cerrar diciendo que la Oficina Anticorrupción dejó de ser querellante en las causas judiciales “Hotesur y Los Sauces”, la cual tenía muy involucrada a Cristina Kirchner y a sus dos hijos Máximo y Florencia. Carlos Zanini, reclama la nulidad de la causa del memorándum de entendimiento con Irán. Y Amado Boudou, el ex vicepresidente que se compró la máquina de hacer billetes, dejó de estar preso, y se encuentra en su casa haciendo conferencias criticando al capitalismo y reclamando una mayor intervención estatal. Parece un chiste, pero es Argentina en cuarentena.

Solo quiero que nos preguntemos, si somos realmente libres, si comprar un dólar que nos lleva a pagar un 30% de impuestos, es estar en libertad, o si estar confinados hace más de 60 días esperando algo que todavía no nos dicen, es ser un país libre, ¿que legisladores insinúen expropiar parte de tu empresa es estar libres?

Termino parafraseando al padre de la Patria, Manuel Belgrano, importante actor de la Libertad e Independencia de nuestra gran Nación “Se apoderaron de mí las ideas de libertad, igualdad, seguridad, propiedad, y solo veía tiranos en los que se oponían a que el hombre fuese donde fuese, no disfrutase de unos derechos que Dios y la naturaleza le habían dado”.

Perdónenos, somos presos de nosotros mismos.

Lucca Thomas Sánchez,

Coordinador de Perspectiva Jóven,

Conductor de Radio, Resistencia Chaco.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.