Día Internacional de la Libertad de Prensa

Por: Carlos Moratorio (*)

En 1993 la Asamblea General de las Naciones Unidas, a iniciativa de los países miembros de la Unesco, proclamó el 3 de mayo, como Día Mundial de la Libertad de Prensa, con la idea de «fomentar la libertad de prensa en el mundo al reconocer que una prensa libre, pluralista e independiente es un componente esencial de toda sociedad democrática». La fecha recuerda la Declaración de Windhoek, proclamada en Namibia en 1991, sobre libertad de ejercicio del periodismo, dedicada especialmente al delicado momento que atravesaban los nuevos Estados del continente africano.

Cada año, la Unesco conmemora esta fecha, rindiendo tributo de esta manera a los numerosos periodistas alrededor del mundo, que por decisión profesional ponen en peligro sus vidas, en el esfuerzo de informar a sus sociedades y de promover el libre flujo de la información. Por tal motivo, se otorga el Premio a la Libertad de Prensa UNESCO-Guillermo Cano”, en homenaje a este auténtico mártir de la prensa independiente, asesinado en 1986 por sicarios del narcoterrorismo, en Colombia.

La Unesco convoca además en esta cita, a expertos de todos los países miembros, a reflexionar sobre la libertad de prensa y los diversos tópicos que atañen a los temas del periodismo, la información y la comunicación.

Entre los asuntos que han sido debatidos en años anteriores se encuentran: “Los medios de comunicación y los conflictos armados”“Cobertura de guerra contra el terrorismo mundial”, “Los medios de difusión como impulsores del cambio”“Medios de comunicación y buen gobierno”“¿Quién decide cuánto se informa?” y «Combatiendo el racismo y promoviendo la diversidad: el papel de la prensa libre».

Al cumplirse tres décadas de la Declaración de Windhoek, en 2021, la Unesco vuelve a deliberar en esta ciudad de Namibia al celebrarse el Día Mundial de la Libertad de Prensa. El tema elegido para tan magno acontecimiento del periodismo mundial será “La información como bien público”.

¿En qué consiste la elección de este tema? La Unesco hace hincapié en la importancia de explorar lo que se puede hacer en la producción, distribución y recepción de contenidos para fortalecer el periodismo y avanzar en la transparencia y el empoderamiento, sin dejar a nadie atrás. El tema es urgente para todos los países del mundo y reconoce el cambiante sistema de comunicaciones que incide en nuestra salud, los derechos humanos, las democracias y el desarrollo sostenible.

Se analizaran medidas para garantizar la viabilidad económica de los medios de comunicación, los mecanismos para garantizar la transparencia de las empresas de Internet y se profundizara sobre las mejoras de las capacidades de alfabetización mediática y de información, que permitan a la gente reconocer y valorar, así como defender el papel del periodismo, como parte esencial de la información.

La incorporación de nuevas realidades, no implica en modo alguno dejar atrás los pilares fundamentales del ejercicio de la prensa independiente. En el caso del continente americano, los mismos fueron proclamados en la Declaración de Chapultepec de 1994, suscripta por la totalidad de los Estados democráticos de la región.

Podemos mencionar entre sus aspectos destacados,  el derecho de todo ciudadano a buscar y recibir información, a opinar y divulgar lo que se opina, la garantía del periodismo al resguardo de sus fuentes de información, la obligación de una adecuada información pública por parte de los Estados, la absoluta condena a cualquier tipo de acción privada o estatal que pretenda cercenar o limitar la libertad de prensa, el rechazo a la censura previa o a los obstáculos a la libre circulación de información o medios que la contengan; el repudio a las acciones de Estados que pretendan ejercer en forma discrecional el otorgamiento de licencias de Radio o Televisión, las trabas a la importación de elementos esenciales para los medios, la persecución tributaria o la manipulación y discriminación con respecto a la pauta de publicidad oficial, entre otros importantes aspectos.

En fin, para sintetizar el espíritu de Windhoek de 1991 y 2021 o el de Chapultepec de 1994, conviene recurrir al Punto Primero de la Declaración americana, de alcance universal:

No hay personas ni sociedades libres sin libertad de expresión y de prensa. El ejercicio de ésta no es una concesión de las autoridades; es un derecho inalienable del pueblo”.

 

(*) Carlos Moratorio

Abogado

Director del Club de la Libertad

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.