Crónica del evento: «Conversatorio homenaje Leandro N. Alem»

El pasado sábado 13 de marzo de 2021, el Club de la Libertad, a través de videoconferencia, llevó a cabo el décimo tercer homenaje del año. En esta ocasión, el personaje homenajeado fue Leandro N. Alem.

Tuvimos como disertantes a Joselino Fernández Blanco, militante radical, abogado egresado de la UNC y presidente del Centro de Estudiantes de Derecho y Coordinador de la Zona Tierra Colorada del Ministerio de Coordinación y Planificación del Gobierno de Gustavo Valdés; Fernando Suarez Lastra, abogado, político argentino perteneciente al partido Unión Cívica Radical; Ricardo López Murphy, economista y político argentino, licenciado en Economía de la Universidad Nacional de La Plata, con maestría en economía de la Universidad de Chicago y doctor honoris causa en la UCEMA, preside la Fundación Cívico Republicana (FCR) y presidente electo de la Red Liberal de América Latina (RELIAL).

Los oradores desarrollaron distintos temas que ayudaron a comprender las ideas y obras centrales del personaje. El coordinador Joselino Fernández Blanco platicó sobre dos aspectos de la conducta y de las ideas de Alem: su actitud moral y su visión de anticipación sobre el federalismo. El Dr. Fernando Suarez Lastra nos explicó las ideas de Alem, basándose en el libro de Ezequiel Gallo denominado “Alem: el federalismo y el radicalismo” y explicó el discurso de Alem en ocasión de la federalización de Buenos Aires. Finalmente, el economista Ricardo López Murphy habló sobre la vida de Alem y su influencia en su manera de pensar.

A pesar de crecer sumergido en la pobreza absoluta, Alem pudo realizar los estudios secundarios e ir a la Universidad. Con apenas 17 años, participó en los ejércitos urquicistas para derrotar a los díscolos bonaerenses, contra quienes guardaba rencor por el asesinato de su padre. Dos años más tarde, sin embargo, se unió a las filas de Bartolomé Mitre, para luchar contra Urquiza, y poco después también participaría de la Guerra del Paraguay, siendo herido en Curupaytí.

La participación de Alem fue relevante en las Revoluciones del Parque y Radical de 1893. Como en todo proceso orgánico partidario, Alem acentuó sus diferencias fundamentalmente con su sobrino, Hipólito Yrigoyen, que lo llevan a una profunda depresión que termina con el fatal suicidio el 1 de julio de 1896. “Mis dolencias son gravísimas, necesariamente mortales. Adelante los que quedan”, escribió antes del disparo fatal en un carruaje camino al Club Progreso. La mesa, donde habían depositado su cuerpo la trágica noche del 1 de julio de 1896, aún se conserva como un tesoro en el Club del Progreso.

De sus reflexiones quedará impregnada una máxima radical: “Que se rompa, pero que no se doble”. Luchador inquebrantable de la libertad y la democracia, este es un pequeño homenaje a un emblema de nuestra democracia y padre del primer partido democrático y moderno, cuya libertad e igualdad son sus pilares básicos e inquebrantables.

Por último, queremos agradecer a los oradores y reconocer el esfuerzo que realizaron en este homenaje.

 

Franco Exequiel Romero

Encargado en el área de redacción e integrante del equipo de Homenajes

Fundación Club de la Libertad

 

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.