Dos días de Decisiones Contradictorias: ¿Primero clientelismo y ahora liberalismo?

Luego del inesperado resultado de las PASO a favor del candidato del Frente de TODOS, Dr. Alberto Fernández; el Sr. Presidente de la República Argentina, Ing. Mauricio Macri, comenzó a tomar medidas para estabilizar la economía, ya que los mercados se dispararon a la mañana siguiente, con el dólar llegando a cotizar a un precio de $63,-. Alberto Fernandez cerró el escrutinio con un contundente triunfo obteniendo un 47,66% de los votos, mientras que Mauricio Macri, quien va por la reelección, quedó segundo en las primarias con un 32,08%.

El golpe de timón que tomó el Gobierno cuenta con medidas que intentan cautivar a todos los votantes de clase media, que aún sin ser Kirchneristas, votaron a la fórmula Fernández – Fernández. La mayoría de las medidas adoptadas fueron decisiones ligadas a la economía, con el fin de aliviar el bolsillo de los argentinos. Se habla de que todas ellas llegarían a beneficiar a unos 17 millones de trabajadores y sus familias, como así también a miles de pequeñas y medianas empresas que atraviesan un momento de incertidumbre en cuanto al destino que va a tomar nuestra economía. Concretamente va ayudar de manera directa a todos los trabajadores. A los que pagan impuestos a las ganancias se elevará un 20% el piso para abonarlo. Esto les permitirá un aumento de alrededor de $2.000 mensuales. Aquellos ciudadanos que se desempeñen en relación de dependencia no pagarán impuestos al trabajo durante septiembre y octubre, beneficiando a unos 6,5 millones de trabajadores que recibirán unos $2.000 extra por mes. Por segunda vez en el año decidieron aumentar el salario mínimo, ayudando a unos 2 millones de trabajadores. Las becas Progresar fueron aumentadas en un 40%, y se congelaron los precios de nafta y otros combustibles durante los próximos 90 días. Concretamente, todas estas medidas tienen un costo fiscal cercano a unos 40.000 millones de pesos.

El anuncio de las nuevas decisiones que piensa llevar a cabo el Gobierno, con el fin de “aliviar el bolsillo de los argentinos” son de corte populista, algo bastante visto en los gobiernos argentinos, pero que fueron tomadas con la intención de contener votos y de captar los de todos aquellos que no acompañaron al oficialismo el pasado 11 de agosto.

Más allá de estas medidas, durante la tarde del 15 de agosto el Presidente anunció: “Tomé una decisión excepcional que nunca antes se tomó en la historia de nuestro país, vamos a eliminar el IVA de los principales alimentos que consumen las familias argentinas”. Los productos a los que se refiere Macri son: pan, leche, aceite de girasol, pastas secas, arroz, harina de trigo, mate cocido, té, yogures y azúcar. Esto sería lo que está, por ahora, dentro de esta canasta básica. La quita de este impuesto se mantendrá hasta fin de año, tal como anunció el Presidente.

Es una de las únicas medidas liberales que tomó durante su gestión el Presidente, que intenta recuperar la confianza de sus votantes ¿El Gobierno se dará cuenta de que las decisiones liberales son la solución al problema argentino? No lo creo, pero si pienso que algunas de ellas van a impactar en la sociedad y generar una mayor confianza en el Presidente. También creo que muchas otras personas van a pensar que solo son medidas tomadas por un hombre que ya no sabe cómo solucionar los problemas del país y quiere ser reelecto. Pero cada argentino, cada ciudadano del país en el cuarto oscuro debe acordarse de todos los años que nos vimos sometidos a muchos atropellos de populismo mafioso que nos gobernó, y que se llevó nuestro dinero. El electorado argentino no debe volver atrás.

Tomas Barlesi
Colaborador del equipo de artículos
Fundación Club de la Libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.