Filosofía para vivir en la tierra Por Marcos Niveyro

En el año 1991 la biblioteca del Congreso de Estados Unidos, junto con el Club del Libro, hizo un cuestionamiento a los lectores, que decía así: ¿cuál es el libro que más ha influido en su vida? Y como resultado surgieron los dos libros más votados, la Biblia y la Rebelión de Atlas.
Esta segunda obra se debe a la escritora Ayn Rand, rusa, quien usó este seudónimo cuando fue a Estados Unidos tratando de huir de la Rusia soviética y sobre todo para proteger a su familia que había quedado allí. De modo que, para los rusos la idea fue muy atractiva, la de una mujer que vivió el colectivismo de la forma en que lo vivió pudiendo desentrañarlo de una manera tan filosófica y que salió de Rusia triunfando en Estados Unidos.
Rand nació en 1905, en plena época de los zares, venía de una familia judía de clase media, comerciantes en San Petersburgo. En 1917, cuando estalla la revolución bolchevique, ella tenía solo 12 años y tuvo que padecer las matanzas, la miseria y las purgas, así como también la ruina de su familia.
Falleció el 6 de marzo de 1982, los Angeles Times de ese día, publicó en su editorial “…dentro de mil años se recordará un solo nombre en el siglo XX por haber sido en la forma más sorprendente y positiva posible el único cerebro que tuvo un pensamiento filosófico original en ese siglo. Ayn Rand”.
La publicación que se le dedicó hace referencia a la importancia del pensamiento que Rand sistematizó en su teoría Objetivista. Teoría que fortaleció los aspectos morales del capitalismo con sus cuatro pilares, que son: Metafísicamente, los requerimientos propios de la naturaleza del hombre y los necesarios para su supervivencia; Epistemológicamente, la razón; Éticamente, los derechos individuales; Políticamente, la libertad.
Cabe añadir y destacar, en relación directa con su pensamiento, sus reflexiones acerca de la razón como herramienta individual y en contraste, sus críticas al Altruismo, donde encuentra el germen de los mitos y males que hacen de la realidad una denuncia contra lo que ella consideró el mejor sistema, el Capitalismo.
Ahora bien…
“¿Qué fue lo que nos dejó esta escritora? ¿Cómo resumir el pensamiento filosófico de Rand?”
Suponte que vas al colegio y a la universidad argentina y el tipo de educación que recibís en temas de filosofía es prácticamente una visión del universo como un universo malévolo, hostil, complejo, un magma incognoscible y Ayn Rand te presenta un universo benévolo, comprensible, complejo pero accesible a la mente.
Desde el punto de vista epistemológico, lo que te enseñan en instituciones educativas es que tu mente es incapaz de conocer y que jamás vas a poder realmente tener certezas y lo que te enseña Rand es justamente el valor del conocimiento, el valor de la mente, el valor de la lógica, de la integración racional del conocimiento.
En ética te enseñan que vivir por vos mismo, por las cosas que vos valorás, las cosas importantes para uno mismo, es el arquetipo de lo injusto y de lo inmoral. Rand te dice que tenés derecho a luchar por las cosas que vos valorás y por buscar tu felicidad.
En política te enseñan que la necesidad crea derechos y que saquear al vecino con el pretexto de que alguien está sufriendo tiene todo el derecho del mundo, para Rand, eso es inmoral y eso destruye la sociedad y la necesidad no crea derechos.
Parece muy importante señalar, y Ayn Rand era muy clara en esto de eliminar todo concepto vinculado con lo social, por qué usa este término, tanto en la epistemología social, como la ética social o la política social.
Ayn Rand era profundamente individualista y los mayores trabajos de epistemología, en realidad, eran trabajos sobre teoría del conocimiento, ella era lo que podría llamarse, precursora o impulsora de un individualismo metodológico.
Ahora bien, haciendo hincapié en el Altruismo, Rand, decía que la primera forma de destruir una sociedad es destruir sus diccionarios y por eso su filosofía se llamaba Objetivismo, porque intentaba buscarle un sentido objetivo a las palabras. Hablando de definir, por ejemplo, en la RAE la palabra egoísmo es definida como; “una actitud perversa de un hombre que busca exclusivamente su propio provecho sin tener en cuenta el provecho del bienestar de los demás”. Es una definición cargada de un sentido negativo. Rand mencionaba que los conceptos deben ser objetivos porque cargar de valoración un concepto significa colectivizar o procurar un sentido ético colectivo a las palabras y en realidad cada uno de nosotros juzga las palabras de acuerdo a si es bueno o no es bueno en relación con el código moral de cada persona. Por lo que, Ayn Rand expresaba: “una definición objetiva de egoísmo es procurar el propio bienestar” ¿qué hay de malo en eso? Todos los seres vivos pueden sobrevivir de esa manera, esto no significa ni que lo voy a tratar de hacer a expensas de los demás, porque en ese caso en realidad estaría invalidando el propio concepto porque los demás no podrían hacer lo mismo.
A Rand le preguntaron “¿qué hay de malo con el altruismo?” y ella contestó: “¿qué hay de malo con el suicidio?”. Cuando vos subordinás un valor de más jerarquía a un valor de menos jerarquía es una forma de suicidio, es una forma de auto-acabarte. Ahora, en el plano político lo que se utiliza es ese argumento, se ve gente que sufre y eso es lo que están buscando los políticos y a partir de allí se auto-convierten en salvadores, pero avanzando sobre la propiedad ajena, buscando el sacrificio de los demás y ellos siendo los capitalizadores de esos sacrificios humanos.
Metafóricamente, para Rand el conocimiento es como entrar a una habitación, y encender una vela, entonces podés tener certezas, obviamente a medida que avanza el tiempo y a medida que tenés más información vas iluminando la habitación y ves las cosas con más claridad, pero no implica que lo que estabas viendo antes era incorrecto. Ayn Rand lo que te muestra es un mundo de certezas, un mundo con el cual vos podés vivir.
Hay algo que es muy importante para Rand. Normalmente cuando se menciona la palabra Razón en los ámbitos, se la asocia con el racionalismo que es la idea de que un cerebro puede diseñar una sociedad. Eso es totalmente alejado de lo que Ayn Rand pensaba; ella hablaba de la razón como una herramienta individual, es lo único con lo que contamos para tener contacto con la realidad, ese conocimiento seguramente es perfectible y se puede perfeccionar, porque el hombre no es omnisciente, pero es lo único con lo que contamos.
Lo mejor de Rand, sobre todo por la época en que ella vivió, es que fue una gran luchadora en contra del relativismo, ya sea epistemológico, ético o político, que llevó a causar estragos sobre todo en la mente de la gente común, por eso ella decía: “mi filosofía es una filosofía para vivir en la tierra”, mientras que los epistemólogos relativistas profesionales se encargaban de explicar que el hombre no puede estar seguro de nada, porque el conocimiento nunca es perfecto y dejaba a las personas desarmadas frente al mundo, Rand enfatizaba en que hay ciertas cosas que sí podemos tener como certeras, necesitamos un concepto de certezas para poder tomar decisiones, si no tomamos decisiones, nos vamos a morir.

 

Marcos Niveyro
Colaborador equipo de Homenajes
Fundación Club de la Libertad

 

 

One thought on “Filosofía para vivir en la tierra Por Marcos Niveyro

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.