Hoy se celebra el Día de la Ciencia y Tecnología

Por: Francisco Pasian.

Hoy, 10 de abril de 2020, se celebra el Día de la Ciencia y Tecnología en nuestro país. ¿Por qué se elige esta fecha? Por el natalicio del reconocido médico y farmacéutico argentino Bernardo Alberto Houssay (Buenos Aires, 10 de abril de 1887 – 21 de septiembre de 1971), quien fue galardonado con el Premio Nobel de Fisiología y Medicina  en el año 1947, por su descubrimiento sobre el papel que desempeñan las hormonas pituitarias en la regulación de la cantidad de azúcar en sangre (glucosa). Houssay compartió el premio de ese año junto con Carl Ferdinand Cori y Gerty Cori (ambos de EE. UU.), por descubrir el mecanismo de la conversión catalítica del glucógeno. Con este reconocimiento, se convirtió en el primer argentino laureado con Nobel de Ciencias y también el primer latinoamericano en la misma área (otro argentino, Carlos Saavedra Lamas, fue galardonado anteriormente con el Premio Nobel de la Paz en 1936).

 

Primero, repasemos un poco la trayectoria de este hombre de ciencia quien supo, a través de sus exhaustivos estudios, ser reconocido por científicos destacados de la época con un Nobel. Descendiente de franceses, fue bachiller del Colegio Nacional de Buenos Aires. Con tan sólo catorce años de edad, se inscribió en la escuela de Farmacia en 1901, que en ese entonces formaba parte de la Facultad de Ciencias Médicas. Una vez graduado, decidió iniciar sus estudios de Medicina, que finalizó a la edad de 23 años.

 

En 1910, fue nombrado profesor de fisiología en la Facultad de Medicina Veterinaria de la Universidad. Durante este tiempo había estado haciendo la residencia en el hospital y, en 1913, se convirtió en médico jefe en el Hospital Alvear. Además de esto, estuvo a cargo del Laboratorio de Fisiología y Patología Experimental en el Departamento Nacional de Higiene periodo 1915-1919. En 1919, se convirtió en Profesor de Fisiología en la Facultad de Medicina de la Universidad de Buenos Aires. También organizó el Instituto de Fisiología en la Facultad de Medicina (lo dirigió hasta 1943 y luego desde 1955), convirtiéndolo en un centro con reputación internacional. Luego, en 1958, fue el primer director del CONICET.

 

Por si pasó desapercibido, recordemos, hubo un periodo en el que Houssay dejó de estar a cargo del Instituto de Fisiología por casi una década. ¿Qué sucedió? Pues, en 1943, fue desplazado del cargo por haber firmado una declaración, junto a otras personalidades, en apoyo al bando de los Aliados en el marco de la Segunda Guerra Mundial y además por sus ideas políticas liberales.

 

Esto no fue el único inconveniente que tuvo, a pesar de haber ganado un Nobel de ciencia, en 1947 (recordemos, el primer Nobel de ciencia en Argentina), no le bastó para permanecer en cargo y aminorar las tensiones que tenía con el gobierno peronista. En ese entonces, Juan Domingo Perón, no ocultaba su simpatía por el fascismo europeo, y esto entraba en conflicto con Houssay, como se mencionó antes fue un abierto defensor de la causa aliada. Aunque recibió muchas invitaciones del extranjero, continuó su trabajo en un instituto que organizó con el apoyo de fondos aportados por la Fundación Sauberan y otros organismos. En 1955, un nuevo gobierno lo reinsertó en la universidad.

 

Como vemos, este destacado personaje, también fue muy activo como líder científico y promotor del avance de la investigación científica y la educación médica, tanto en Argentina como en América Latina. Por último y para finalizar sobre su trayectoria, Houssay fue elegido miembro extranjero de la Royal Society en 1943.

 

Ahora bien, con todo este historial admirable ¿es Houssay el único en recibir un Nobel en el área de Ciencia en nuestro país? No, afortunadamente hubieron otros laureados en Ciencia, como por ejemplo: Luis Federico Leloir con el Nobel de Química en 1970, César Milstein con el Nobel de Fisiología y Medicina en 1984. Con este número de científicos, Argentina, es el país iberoamericano con mayor cantidad (tres) de premios Nobel en Ciencia.

 

Un dato para resaltar, que vincula a dos laureados, es que Leloir quien se graduó en Medicina en la UBA (1932), abandonó la práctica profesional de la Medicina, para posteriormente dedicarse a la investigación pura y se incorporó al equipo de investigadores del Instituto de Fisiología de la Facultad de Medicina de la UBA, que dirigía el profesor Houssay.

 

Hay mucho más para hablar sobre la ciencia en la Argentina, mucho por explorar, esperemos que hoy y en el futuro, encontremos personajes así, profundamente dedicados en investigación y la búsqueda de conocimiento, pujante y formador de nuevos científicos…y además, con ideas liberales.

 

» La disyuntiva es clara: o bien se cultiva, la ciencia, la técnica y la investigación y el país es próspero, poderoso y adelanta; o no se la practica debidamente y el país se estanca y retrocede, vive en la pobreza y la mediocridad. Los países ricos lo son porque dedican dinero al desarrollo científico-tecnológico. Y los países pobres lo siguen siendo si no lo hacen. La ciencia no es cara, cara es la ignorancia.» Bernardo A. Houssay. Discurso en homenaje al 80º aniversario de su nacimiento.

 

 

Francisco Pasian

Coordinador de Fundación Club de la Libertad

Estudiante Lic. en Ciencias Físicas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.