La importancia de los derechos de propiedad

Por Renzo Méndez López.

Hace unos días se hizo público que el presidente de la República decidió iniciar la expropiación del grupo Vicentin. Comenzaron a existir, como es normal, en la sociedad posiciones de defensa u oposición a esta medida. Observo que a la mayoría el “arbolito” les tapa el bosque. Muchos ponen el acento en lo bueno o malo de la empresa y dejan de lado lo más importante que es la violación de los Derechos de Propiedad, en este punto quiero explayarme. Violar los derechos de propiedad tiene como consecuencia la perdida de la seguridad jurídica y no solo afecta a los más ricos, de hecho a los que más perjudica es a los pobres. Posiblemente se estén preguntando ¿por qué? simple, si alguien tiene intenciones de invertir ya sea argentino o extranjero no lo va a hacer en nuestro país, porque corre el riesgo de perder su dinero, ¿acaso nosotros pondríamos nuestro dinero en un lugar donde corremos el riesgo de perderlo?. Como consecuencia afecta a los pobres, ya que sin inversión no hay creación de puestos legítimos de fuentes de trabajo, el empresario invierte su dinero, necesita comprar materia prima, conseguir un lugar donde producir, comprar maquinaria y sobre todo contratar personas para que puedan producir. El empresario y los obreros realizan un intercambio en el cual los dos se benefician y benefician a tercero, no son enemigos. Sin inversión no hay generación de puestos de trabajo, y sin producción de bienes y servicios somos una sociedad cada vez más pobre. El no tener crecimiento económico, porque no se aumenta la producción de bienes y servicios, nos hace cada vez más pobres, recordemos que nuestro país no tiene crecimiento desde 2011. Sumado que sin inversiones no hay tasas de capitalización, ¿qué significa esto? Lo voy a explicar con un ejemplo que no es mío, ¿qué hace que un agricultor suizo gane más que uno africano? El primero trabaja con un tractor de última generación y el de áfrica con un arado tirado por un animal. Tener tecnología hace más productivo al obrero y eso permite mayores salarios, éstos no aumentan por una ley sino por las tasas de capitalización, a mayor inversión mayores salarios.

Tenemos como sociedad la obligación de dejar de combatir al capital o de plantear una supuesta lucha de clases, lo países ricos donde su población tiene elevados niveles de vida no se incentiva ni plantea ninguna de las dos.
En referencia a Vicentin la forma que se plantea la expropiación es vergonzoso y una violación de nuestra Constitución y leyes, el ejecutivo no puede nombrar interventores en una causa que está en concurso preventivo, el que está facultado para eso es el juez de la causa y menos aún expropiar. Los críticos de la empresa hablan que “fugo capitales”, la fuga de capitales es cuando una persona o empresa saca su dinero del sistema financiero, o sea, saca su “plata” de los bancos. Imaginen si alguien nos diría que tenemos que hacer con nuestro dinero, ¿nos gustaría? Bueno es lo que pasa con los que piensan que la “fuga de capitales” es algo malo. No existe la fuga de capitales, existe el resguardo ante la incertidumbre política o jurídica. Hoy ¿se animarían a dejar, si los tuvieran, 100.000 dólares en un banco argentino?. Tenemos como antecedente que el Estado argentino se quedó con los depósitos en 5 oportunidades en los últimos 50 años, la última vez fue en 2001.

Criticar al Grupo Vicentin es no tener en cuenta que todas sus empresas poseen tecnología de primer nivel de lo contrario no podrían liderar, a escala global, tres productos como el aceite, biodisel y miel todos de la mano de este Grupo. En nuestra región tomo empresas fundidas como Friar, Estrella, y las levantó poniéndolas en el primer nivel tecnológico. Son empresarios que se han adaptado y lograron generar trabajo y producción de bienes y servicios.
Otro aspecto que quiero resaltar la importancia de la empresa en nuestra economía regional hay aproximadamente 2500 empleados contratados directamente y más aún en forma indirecta; al pagar sueldos aportan recursos que son gastados en nuestra zona, la empresa contrata servicios de otras empresas locales, todo ese movimiento genera recursos para toda la región y además impuestos recaudados por las municipalidades, por eso es entendible y digno de destacar al Intendente de la ciudad de Avellaneda en su respuesta en defensa de la firma, está defendiendo los recursos provenientes de eso impuestos que pueden materializarse en obras para la comunidad, diferente a la actitud del Intendente de Reconquista.

Para finalizar una empresa privada es mejor que una pública porque si la primera es deficitaria, o sea da perdida, el dinero lo pone el dueño y pierde su capital, en la pública si da perdida se cubre con impuestos a toda la comunidad. Vale el ejemplo de Aerolíneas Argentinas desde su estatización en 2008 el estado paga su déficit, ya llevamos aportando 5200 millones de dólares, un cartonero santiagueño que compra un litro de leche para sus hijos paga el 50% del valor de está en impuestos, que son utilizados, por ejemplo, para financiar la perdida de nuestra aerolínea de bandera donde solo viaja en 3% de la población argentina. Vicentin debe 1300 millones de dólares, al expropiarla todos nosotros tendríamos que hacernos cargo de esa deuda privada.
Dejemos de creer en mitos que condenaron y condenan a millones de hermanos a la pobreza.

 

Renzo Méndez López
Profesor y Licenciado en Historia.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.