La libertad de prensa en los tiempos de pandemia

Por Carlos Moratorio.

 

La llegada del Covid 19, comúnmente denominado Coronavirus, ha venido a deteriorar, el agudo, heterogéneo y difícil presente de la libertad de prensa en todo el mundo.

Según explica la reconocida entidad internacional “Reporteros sin Fronteras”, en su memoria anual, presentada el pasado 20 de abril, la crisis del Coronavirus ha puesto en marcha “esquemas de censura masiva” en distintos puntos del orbe.

La problemática vigente, reside en la multiplicación de rumores y noticias falsas que hacen vulnerable la investigación periodística y brindan oportunas excusas a Gobiernos tradicionalmente adversos a la tarea del periodismo.

Como era previsible, las palmas de la mordaza mediática se las han llevado China e Irán, dos países muy comprometidos con el origen de la pandemia.

Reporteros sin Fronteras, organización creada en Montpellier, Francia, en 1985 a instancias de prestigiosos periodistas de renombre mundial,  señala en su informe,  la decidida acción de «Ejércitos de trolls estatales en Rusia, China, India, Filipinas y Vietnam, que usan el arma de la desinformación en las redes sociales».

Según denuncia el Secretario General de la organización, Christophe Deloire, «La crisis sanitaria es una oportunidad para que los gobiernos autoritarios apliquen la famosa ‘doctrina del shock’: aprovechar la neutralización de la vida política, el aturdimiento de la opinión pública y el debilitamiento de la movilización para imponer medidas imposibles de adoptar en tiempos normales.” Dicho en criollo, algunos aprovechan la coyuntura para avanzar sobre el periodismo independiente.

La cuestión económica no es un tema menor: «En Liberia, los periódicos de papel han dejado de publicarse, mientras que en los Estados Unidos, más de 30.000 personas que trabajaban en los medios de comunicación han perdido sus empleos desde el comienzo de la crisis».

Mientras tanto, en pleno corazón de Europa, el primer ministro húngaro Viktor Orbán impulsó una ley denominada «coronavirus» que prevé penas de hasta cinco años de prisión por difundir información falsa.

El informe de Reporteros sin Fronteras, tampoco elude la hostilidad del presidente de Estados Unidos Donald Trump hacia algunos periodistas y medios de comunicación y menciona que el calificativo de «noticias falsas», que usa a menudo, «ha sido utilizado por los líderes de todo el mundo como una herramienta para reprimir a los medios de comunicación».

Finalmente el Coronavirus ha llegado a nuestro país. El Gobierno entonces, promovió la discusión sobre una iniciativa  para regular los portales de internet, y desmintió rápidamente a los propios funcionarios que la habían dejado trascender. Si hay censura, que no se note.

El virus de la censura y la promoción de la autocensura, resultan ser, a veces, otra forma de pandemia.

 

Carlos Moratorio
Abogado
Director de la Fundación Club de la Libertad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.