Alta en el cielo

Por Facundo Sandoval.

El 20 de Junio los argentinos conmemoramos el Día de la Bandera. Es un día festivo (y a su vez, feriado nacional) dedicado a la bandera argentina y a la conmemoración de su creador, Manuel Belgrano, fallecido en ese día de 1820. La fecha fue decretada por la ley 12.361, aprobada por el congreso el 8 de junio de 1938, por el entonces presidente de la Nación Argentina, Roberto M. Ortiz. A partir del año 2011, por decreto nacional, dicho feriado es inamovible. La bandera fue creada el 27 de febrero de 1812, durante la gesta por la Independencia de las provincias Unidas del Río de la Plata.

¿Qué usábamos antes de nuestra bandera? Tal como la mayoría de las naciones de América Latina (a excepción de Brasil) Argentina estuvo bajo el control de la Corona española por muchos años, por lo que utilizamos el estandarte real de España durante casi tres siglos.

Nuestro pabellón es, junto con la bandera de Uruguay, uno de los dos estandartes nacionales que presentan el color celeste en América Latina, aunque fue sufriendo cambios a lo largo de su historia, habiendo comenzado con unos tonos de azules más oscuros en comparación al que presentan hoy dos de sus franjas.

La primera bandera que representó a Argentina durante su etapa independentista fue creada por Manuel Belgrano, la cual fue izada por primera vez en la ciudad de Rosario, por él mismo. En lo que respecta al origen de la bandera, Belgrano mismo afirmó que era celeste blanca, pero nunca se supo cómo estos colores estuvieron distribuidos; por lo tanto, se presume que la bandera tenía 2 franja horizontales.

Por referencias históricas, se sabe que la bandera fue izada al lado del cañón de artillería llamado “Independencia”, el cual fue inaugurado también por Manuel Belgrano. Este cañón estaba ubicado en la ciudad de Rosario, pero el diseño actual de la bandera no quedó registrado sino solo mediante cartas del militar argentino. En estas cartas Belgrano aseguró que la bandera iba a ser blanca y celeste. Sin embargo, no utilizó una terminología clara, y tampoco explicó a ciencia cierta cómo estaban distribuidas las franjas de la bandera.

Tras la creación de la bandera, el general utilizó el pabellón en la batalla de Salta. Esta sería la primera batalla histórica en pro de la independencia de Argentina en la que se utilizó este estandarte. Previo a este evento, Belgrano bendijo el pabellón a través de un sacerdote que estaba a favor de la independencia. Las tropas argentinas llevaron consigo esta bandera a la batalla y, tras un triunfo notable del ejército de Belgrano, se comenzó a utilizar el estandarte celeste y blanco en todo el Ejército Norte de Argentina.

Las Provincias Unidas de Río de la Plata y su gobierno, si bien sí se tenía la intención de adoptar una bandera similar a la creada por Manuel Belgrano, penalizaron su uso durante los primeros cinco años de fundación. Es decir, el uso de la bandera celeste y blanca fue extraoficial, ya que seguíamos manteniendo el estandarte español por razones políticas y militares.

 

Fue en 1818, dos años después de la firma del acta de independencia de Argentina, que las Provincias utilizaron una bandera similar a la actual, pero con los colores más oscuros. Esta bandera fue, además, utilizada por los ejércitos de José de San Martín.

La bandera que hoy conocemos no se vería aprobada sino hasta 1861, tras la Batalla de Pavón, donde nuestras provincias se volvieron a unificar bajo el mismo estandarte. Se utilizó la bandera de dos franjas celestes y una franja blanca con el Sol de Mayo en el centro de manera única y oficial en todo el país. Esta fue la misma bandera que oficializó Manuel Belgrano durante la independencia del país.

Los colores de nuestra bandera representan el cielo y el firmamento. También, son los mismos que ha tenido siempre la Virgen de la Inmaculada Concepción. A los colores lo acompañan un Sol de mayo, incorporado también en 1818, conocido como el “sol de guerra”, y lo que personalmente considero, el elemento más importante de nuestra bandera, pues lo añadiríamos en pos de la Revolución de Mayo, que como ya sabemos, sería nuestro primer paso de libertad hacia la independencia definitiva de nuestro país.

 

Facundo Sandoval
Fundación Club de la Libertad
Estudiante de Ingeniería electromecánica

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.