Crónica del evento «Twitter y Trump ¿censura o libertad de empresa?”

El pasado 20 de enero del 2021, se llevó a cabo el programa Perspectiva Joven a través de YouTube, en el cual, en esta ocasión, se dio una charla con el tópico “Twitter y Trump: ¿censura o libertad de empresa?, haciendo referencia a la suspensión de la cuenta oficial de Twitter del expresidente de los Estados Unidos, Donald Trump.

Los disertantes en dicho programa fueron: Ramiro Gauna; Santiago Gomez, estudiante, asistente político, colaborador del Frente Renovador y Frente de Todos; Agustín García De Abreu, estudiante de Ciencias Políticas por la Universidad del CEMA, aficionado de la historia y la diplomacia; y Herman Durán Urra, Licenciado en Ciencias y Administración Pública, vicepresidente del Modelo de Naciones Unidas de la Universidad de Concepción, con intereses en territorios inteligentes y digitalización de las funciones públicas y en el medioambiente.

En primer lugar, se enfocaron en responder a la pregunta “¿Es una censura?”. Por una parte, Agustín García, postuló un término medio. Fundamentó que es una empresa privada, cuyos usuarios aceptan los términos y condiciones de su app antes de empezar a usarla; sin embargo, a su vez, sostuvo que es un abuso por parte de Twitter suspender una cuenta. Por otra parte, Santiago Gómez opinó que fue injusto y que claramente hay un sesgo escondido, ya que no pasa con todos como, por ejemplo, con el caso del dictador totalitario Maduro o el embajador chino. Es así que pareciera que tienen derecho a eliminar arbitrariamente. Herman Urra, por su parte, estuvo de acuerdo con los dos disertantes anteriores y agregó que, son choques de derecho, mencionando la paradoja de libertad popperiana, y resaltó el hecho de que ¿por qué con algunos sí y con otros no? También recalcó y dejó abierto un punto muy interesante, “la censura como protectora de la verdad”, haciendo la pregunta “¿qué es la verdad?”

En segundo lugar, hablaron sobre “Imagen de ambos: ¿Perjudicada o beneficiada?”. Agustín García opinó que, la imagen de Trump no se vio dañada, en cambio la de Twitter, sí. Aludió a que Trump ya tenía la imagen perjudicada por el manejo de la pandemia. Por su parte, Santiago Gómez estuvo de acuerdo con lo que dijo Agustín. Resaltó que la imagen de Trump ya estaba dañada, mencionando que en Estados Unidos es popular odiar a Trump. Mencionó, además, que las empresas hacen lo que les genera ingresos, es decir, seguir las modas, como fue el caso con el movimiento Black Lives Matter. Por último, opinó que la situación no perjudicaría a Twitter, dado que, la mayoría de las personas no dejarían de usar la app, mientras que Trump quedaría como el peor presidente de la historia. Herman Urra, por otro lado, sostuvo que, para él, hay una clara polarización de las redes sociales.  Asimismo, señaló como las empresas pudientes compran a sus competencias, convirtiéndose en monopolios. Finalmente, Ramiro Gauna propuso cambiar el eje del debate y llevar las responsabilidades a los administradores.

Por último, se propuso la pregunta, “¿Hay que regular las redes o a los administradores?”. Herman Urra propuso que es necesaria una ley, pero una ley concisa, que aclare en que se usan los datos entregados a las mismas, de forma coherente y precisa. Y así, mejorar tanto a la compañía como al usuario. Santiago Gomez, de acuerdo con Herman, sugirió que algunos países creen algunas regulaciones para que las empresas no se aprovechen de su posición para embaucar al usuario promedio. Igualmente, Agustín García mostró su simpatía por las dos visiones antes mencionadas, y planteó la necesidad de que haya normas y reglas claras para todos por igual, pero sin darle el poder al Estado de intervenir totalmente. A raíz de esto, al final del debate, hubo una pequeña disputa de ideas centradas en el rol del Estado y si este debería intervenir en las malas decisiones de la gente.

Fue un debate de ideas bastante enriquecedoras, abordaron muchos puntos y cuestiones que se deberían tratar o ver desde una perspectiva gubernamental.  Puedo concluir a raíz de este debate que, a perspectiva propia, se dio una clara censura a lo que es la libertad de expresión, y se observó con notoriedad el claro sesgo ideológico de las redes sociales principalmente de los administradores que la manejan. Cabe resaltar la importancia de la actitud crítica de la gente con respecto a lo sucedido, para empezar a tomar conciencia sobre dónde y a quién se le está entregando información personal para un uso incierto a priori.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.